Nos Encontramos Con Una Leyenda Viva

(English version here). Pocho Alvarez es probablemente el cineasta más conocido del Ecuador. Especializado en contenido político, social y ambiental, él es uno de los documentalistas más prolíficos y respetados del país. En su carrera de 30 años que ha creado más de 50 películas.

crude-movieProbablemente el más conocido de ellos es “Crudo” (2009), que documenta un período de 2 años de la demanda judicial colectiva aún en marcha en contra de Chevron Texaco. La película sigue el progreso de los demandantes, 30.000 ecuatorianos indígenas cuyas tierras ancestrales fueron contaminadas en lo que fue, y sigue siendo, uno de los peores desastres ambientales en el planeta. “Crudo”  dice ser el registro audiovisual más incómodo que existe para Chevron Texaco, debido a la cobertura mediática que recibió.

En otro documental “Toxico Texaco” (2007) Pocho habla con las comunidades cuyas vidas han sido destruidas por el delito ambiental de Chevron Texaco. Si usted no se empapa con  el tema de los daños causados ​​por la explotación del petróleo, le recomiendo ver “Toxico Texaco”. Para mí, personalmente, cada vez que tengo un momento agotador de duda acerca de la misión que he elegido, pienso en la madre e hija que aparecen en la película, ambas muriendo de cáncer debido a que viven en un ambiente contaminado y me espolea. “Toxico Texaco” se puede ver en línea aquí.

Después de nuestra reunión de esa mañana, Manolo Sarmiento nos había presentado por correo electrónico a Pocho, quien muy amablemente nos había invitado a su casa esa noche. Estábamos muy emocionados con ese encuentro. Además de dejarme deslumbrar por su impresionante filmografía, sabía que Pocho había sido denunciado personalmente durante una de las sabatinas del Presidente. Me fascinó saber más.

DSC00019El apartamento de Pocho estaba lleno de artefactos interesantes de todo el mundo. El hombre mismo fue un anfitrión acogedor y un entrevistado soñado, que nos ofreció whisky y nos prestó la iluminación adicional y un trípode.

Pocho ha hecho una serie de videos cortos animando a la gente a firmar la petición para una consulta pública sobre el asunto de perforar en busca de petróleo en el parque nacional Yasuní, por lo que empezamos por preguntarle por qué la recolección de firmas es importante. Nos encantó lo que dijo.

 

Le preguntamos a Pocho su opinión sobre la afirmación del gobierno de que la explotación petrolera se llevará a cabo con responsabilidad ambiental y social, trayendo el beneficio económico para el pueblo de Ecuador.

 

Terminamos con la pregunta que nos hacemos todos: “¿cómo puede la gente de todo el mundo apoyar la lucha contra la explotación petrolera en la Amazonía?”

 

Hablamos con Pocho sobre ser denunciado por el Presidente y sobre la opresión por el gobierno a los activistas, pero los videos serán publicados en una próxima publicación en el blog acerca de la resistencia contra la minería. Mire este espacio!

Antes de irnos, Pocho nos dio copias de sus DVDs y compartió algunos de sus contactos con nosotros, incluyendo la dirección de correo electrónico de uno de nuestros héroes, Patricia Gualinga, de la tribu de Sarayaku. Disfrutamos muchísimo nuestra reunión con Pocho, encontrándolo franco e interesante, con un brillo en sus ojos lo que sugiere una fuente constante de risa interior.

Advertisements

Amazonian Community Invaded by Ecuadorian Military Seeking Fugitives

Jiménez, Villavicencio’s and Figueroa at Sarayaku

Jiménez, Villavicencio & Figueroa at Sarayaku (image courtesy of Sarayaku)

(Versión en Español aqui). This week, three high profile fugitives fleeing prison sentences for insulting the Ecuadorian President were offered sanctuary by the Sarayaku, an Amazonian community at the forefront of the indigenous resistance movement. Despite pleas from the Inter-American Court of Human Rights to suspend the sentences against the men, on Friday a military helicopter landed close to the Sarayaku community and another hovered over its territory, in direct violation of the Ecuadorian constitution and international law.

The community is on alert for further raids and attempts to detain assemblyman Cléver Jiménez, his advisor and investigative journalist Fernando Villavicencio and President of the Union of Doctors, Carlos Figueroa. Sarayaku President Jose Gualinga has issued a plea for international observers to intervene and prevent further aggression from the government.

The attempted invasion of Sarayaku by the military is receiving widespread social media coverage amongst those in the resistance movement, but what were the circumstances which led to this dramatic turn of events?

Civil unrest and looting was widespread due to the lack of law enforcement (image courtesy of Germán López https://www.flickr.com/photos/germunchis/)

Civil unrest and looting was widespread due to the lack of law enforcement (image courtesy of Germán López https://www.flickr.com/photos/germunchis/)

The story starts in September 2010, when Ecuadorian police went on strike over a new law affecting their benefits. After President Rafael Correa’s failed negotiation attempt at the police HQ in Quito, he accused police of treason and dared them to kill him. Law enforcement officers responded by holding him hostage in a nearby hospital for ten hours. In the resulting clashes between loyal and rebellious police, armed forced and civilians, 8 people were left dead and over 250 were injured.

The indigenous political party Pachakutik subsequently called for Correa to resign or be dismissed on the grounds that his “dictatorial attitude” had generated “serious political turmoil and internal crisis”. Pachakutik assemblyman Cléver Jiménez backed the actions of police who had mobilised against the President, saying “The situation of the police and members of the Armed Forces should be understood as a just action by public servants whose rights have been made vulnerable”.

In 2011, Jiménez and his advisor Fernando Villavicencio filed a request for a criminal investigation against Correa for allegedly committing crimes against humanity, among other offenses, during the police revolt. The attorney general’s office rejected the criminal complaint, deeming it malicious and reckless. Correa responded by suing Jiménez and Villavicencio for “judicial libel.” In April 2013, the National Court of Justice of Ecuador (CNJE) sentenced both men to 18 months in prison. They were also ordered to issue a formal public apology to President Correa and to pay him US $145,000 in damages.

Jiménez and Villavicencio’s appeal was rejected and last month warrants were issued for their arrest, alongside political activist Carlos Figueroa, also accused of insulting the President. On 24th April, the Sarayaku community announced that all three men had been offered sanctuary there “until their situation is resolved favourably and there are guarantees by the State with regard to their physical integrity, their human rights and, particularly, their lives”. In the meantime, the community promised to provide the men with “moral, physical and psychological support and full backing”.

The Sarayaku are usually cited as the most successful example of resistance in Ecuador, best known for winning a historic case against the Ecuadorian state at the Inter-American Court of Human Rights (IACHR). In 2012, the Court ruled that the government had violated the community’s rights when it granted an oil company permission to prospect for oil in Sarayaku territory, without consulting or even notifying them. The community remains at the forefront of the resistance against oil exploitation in the Amazon.

With regard to Jiménez, Villavicencio’s and Figueroa, the IACHR has issued a precautionary measure which states that, based on the information presented, the rights of the three men are “in a serious, urgent situation of irreparable harm”. The Court has recommended that Ecuador suspend its sentences against them.

The Ecuadorian government has publicly announced that it will not abide by the precautionary measures issued by the IACHR.

Yesterday, 26th April, the Sarayaku issued a press release stating that the community had been subject to “assault and harassment of its people by the police and military forces” in response to its decision to offer sanctuary to the sentenced men.

Sarayaku President José Gualinga speaking at their annual congress (image courtesy of Sarayaku)

Sarayaku President José Gualinga speaking at their annual congress (image courtesy of Sarayaku)

Sarayaku can only be reached via plane from the tiny airport in the Amazonian town of Shell, or by motorised canoe from Canelos on the Bobonaza River. On 24th April, shortly after the Sarayaku announced they were sheltering the fugitives, military and police mobilized to the airport and the boat departure point, where they began harassing and inspecting Sarayaku members seeking to enter the territory for the community’s annual congress, which is currently taking place.

On April 25th at approximately 5 pm, two helicopters landed at the river mouth of the Sarayakillo River, just half an hour away from the Sarayaku community. At 7:57 pm another helicopter hovered over Sarayaku territory, generating panic among its inhabitants, particularly the children. The attempted invasion violates the Ecuadorian constitution and international law, which guarantees and protects the rights of indigenous peoples, and goes against the 2012 judgement of the Inter-American Court of Human Rights.

A Sarayaku statement read: “Uniformed forces just landed in Sarayaquillo, half an hour from Sarayaku Tayjasaruta. If they enter the community, they will confirm the dictatorship present in Ecuador, the abduction of the judicial function and the unwillingness to abide by international law. Fear does not exist!”

In another statement, the community promised “we will be watching and if there is aggression against our people we will resist under Article 98 of the Constitution”.

Article 98 states that “Individuals and communities shall be able to exercise the right to resist deeds or omissions by the public sector or natural persons or non-state legal entities that undermine or can undermine their constitutional rights or call for recognition of new rights”.

Sarayaku President Jose Gualinga has asked for international witnesses to prevent further government oppression: “We are a land of peace; we defend Mother Earth, human rights, and nature. We call upon national and international human rights organizations, as well as organizations of indigenous peoples and nationalities of Ecuador, to join in solidarity with the just cause of the Sarayaku. We ask that international observers intervene to avoid aggression, with which we are already being victimized”.

Today, 27th April, the community remains on high alert for further invasions by the military. Keep an eye on this blog in the coming weeks for articles and videos from our visit to the Sarayaku community earlier in the year.

Comunidad Amazónica Invadida por Militares Ecuatorianos Buscando Fugitivos

Jiménez, Villavicencio’s & Figueroa en Sarayaku (imagen cortesía de Sarayaku)

Jiménez, Villavicencio’s & Figueroa en Sarayaku (imagen cortesía de Sarayaku)

(English version here). Esta semana, tres fugitivos de alto perfil que huyen de las penas de prisión por insultar al presidente de Ecuador, fueron ofrecidos santuario por el Sarayaku, una comunidad amazónica en la vanguardia del movimiento de resistencia indígena. A pesar de las súplicas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de suspender las sentencias contra los tres hombres, el viernes un helicóptero militar aterrizó cerca de la comunidad de Sarayaku y otro se cernía sobre su territorio, violando toda norma constitucional y derecho internacional. La comunidad está en alerta por nuevas incursiones e intentos de detener el asambleísta Cléver Jiménez, su asesor y periodista de investigación Fernando Villavicencio y el Presidente del Sindicato de Médicos, Carlos Figueroa. El Presidente de Sarayaku José Gualinga ha emitido una petición de observadores internacionales para intervenir y prevenir nuevas agresiones de parte del gobierno.

El intento de invasión de Sarayaku por los militares está recibiendo la cobertura en los redes sociales de aquellos en el movimiento de resistencia, pero ¿cuáles son las circunstancias que llevaron a este dramático giro de los acontecimientos?

Los disturbios civiles y el saqueo fueron generalizado debido a la falta de aplicación de la ley (imagen cortesía de Germán López https://www.flickr.com/photos/germunchis/)

Los disturbios civiles y el saqueo fueron generalizado debido a la falta de aplicación de la ley (imagen cortesía de Germán López https://www.flickr.com/photos/germunchis/)

La historia comienza en septiembre de 2010, cuando la policía de Ecuador se declararon en huelga para protestar una nueva ley que afectó a sus beneficios. Tras un intento fallido de negociación en el cuartel general de la policía en Quito, Rafael Correa acusó a la policía de la traición y atrevió a ellos a matarlo. En respuesta, los oficiales de policía lo llevaron como rehén en un hospital cercano por diez horas. En los enfrentamientos resultantes entre la policía leales, la policía rebeldes, el ejército y la población civil y, 8 personas quedaron muertos y más de 250 resultaron heridas. El partido político  indígena Pachakutik posteriormente llamó a Correa a renunciar o ser despedido en razón de que su “actitud dictatorial” había generado “disturbios políticos serios y crisis interna”. Pachakutik asambleísta Cléver Jiménez respaldó las acciones de la policía que habían movilizado contra del Presidente, diciendo que “La situación de la policía y miembros de las Fuerzas Armadas debe ser entendida como una acción justa por servidores públicos, cuyos derechos se han hecho vulnerables.”

En 2011, Jiménez y su asesor Fernando Villavicencio presentaron una solicitud de una investigación penal contra Correa por la presunta comisión de delitos de lesa humanidad, entre otros delitos, durante la rebelión policial. La oficina del fiscal general rechazó la denuncia penal, desestimandolo como maliciosa y temeraria. Correa respondió demandando Jiménez y Villavicencio por “difamación judicial.” En abril de 2013, la Corte Nacional de Justicia de Ecuador (CNJE) condenó a los dos hombres a 18 meses de prisión. También se les ordenó a emitir una disculpa pública oficial al presidente Correa y pagarle EE.UU. $ 145,000 en daños.

La apelación de Jiménez y de Villavicencio fue rechazada y el mes pasado se emitieron los órdenes de arresto, junto con el activista político Carlos Figueroa, también acusado de insultar al presidente. El 24 de abril, la comunidad de Sarayaku anunció que los tres hombres había sido ofrecido refugio allí “hasta que su situación se resuelva favorablemente y existan garantías por parte del Estado, a su integridad física, respeto a sus derechos humanos y, particularmente a sus vidas”. Mientras tanto, la comunidad se comprometió a proporcionar a los hombres con “el apoyo moral, físico y psicológico y el total respaldo”.

El Sarayaku generalmente se cita como el ejemplo más exitoso de la resistencia en Ecuador, mejor conocida por ganar un caso histórico contra el Estado ecuatoriano en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En 1996, el gobierno ecuatoriano otorgó una empresa argentina de petróleo, CGC, el permiso para la prospección de petróleo en el territorio de Sarayaku, sin consultar ni siquiera notificar a la comunidad. La comunidad se mantiene a la vanguardia de la resistencia contra la explotación petrolera en la Amazonia.

En cuanto a Jiménez, Villavicencio y Figueroa, la CIDH ha emitido una medida cautelar que establece que, en base a la información presentada, los derechos de los tres hombres están “en una situación de gravedad y urgencia y de daño irreparable”. La Comisión recomendó que Ecuador suspende sus sentencias en su contra.

El gobierno ecuatoriano ha anunciado públicamente que no va a cumplir con las medidas cautelares emitidas por la CIDH.

Ayer, 26 de abril, el Sarayaku emitió un comunicado de prensa que indicaba que “la fuerza pública (ejército y la policía) han iniciado una agresión y hostigamiento a los habitantes de Sarayaku”, en respuesta a la decisión de garantizar la protección a los hombres condenados.

Presidente de Sarayaku José Gualinga habla en su congreso anual (imagen cortesía de Sarayaku)

Presidente de Sarayaku José Gualinga habla en su congreso anual (imagen cortesía de Sarayaku)

Sarayaku sólo se puede llegar por avión desde el pequeño aeropuerto en el pueblo amazónica de Shell, o en canoa motorizada desde Canelos en el río Bobonaza. El 24 de abril, poco después de la Sarayaku anunció que habían ofrecido refugio a los fugitivos, los militares y la policía se movilizó hacia el aeropuerto y el punto de partida de los barcos, donde comenzaron a acosar e inspeccionar a los miembros de Sarayaku que desean entrar en el territorio para el congreso anual de la comunidad, que actualmente está llevando a cabo.

El 25 de abril aproximadamente a las 17:00, dos helicópteros aterrizaron en la bocana del río Sarayakillo, a sólo media hora de distancia de la comunidad de Sarayaku. En 19:57 otro helicóptero sobrevoló el territorio de Sarayaku, generando el pánico en sus habitantes, en particular a los niños. El intento de invasión viola toda norma constitucional y derecho internacional que garantiza y protege los derechos de los pueblos Indígenas, así como la sentencia 2012 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Un comunicado Sarayaku dijo: “Fuerzas uniformadas acaban de desembarcar en Sarayaquillo a media hora de la comunidad de Sarayaku Tayjasaruta, si ingresan a la comunidad habrán confirmado la dictadura presente en el Ecuador y el secuestro de la función judicial y la falta de voluntad en respetar el derecho internacional. Miedo no existe!”

En otro comunicado, la comunidad se comprometió “estaremos atentos y si hay agresión a nuestros pueblos resistiremos al amparo del 98 de la Constitución”.

Articulo 98 dice “Los individuos y los colectivos podrán ejercer el derecho a la resistencia frente a acciones u omisiones del poder público o de las personas naturales o jurídicas no estatales que vulneren opuedan vulnerar sus derechos constitucionales, y demandar el reconocimiento de nuevos derechos”.

Presidente de Sarayaku José Gualinga ha solicitado los testigos internacionales para evitar una mayor opresión del gobierno:

“Somos un territorio de paz, defendemos la madre tierra, los derechos humanos y la naturaleza. Hacemos un llamado a las organizaciones de derechos humanos a nivel nacional e internacional, de igual manera que las organizaciones fraternas de los pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador se solidaricen con las causas justas del pueblo de Sarayaku, y pedimos a los observadores internacionales que intervengan a fin de evitar la agresión de la que estamos siendo víctimas”.

Hoy, 27 de abril, la comunidad se mantiene en alerta roja ante nuevas invasiones por parte de militares.

Mantenga un ojo en este blog en las próximas semanas para los artículos y videos de nuestra visita a la comunidad de Sarayaku a principios de año.

(Esta entrada del blog fue traducido a toda prisa, por favor, perdona errores)

From the Frontline of the Battle for a Referendum

(Versión en Español aqui).“Do you agree that the Ecuadorian government should keep the crude in the ITT, known as block 43, underground indefinitely?”

This is the question that will be put to a national referendum in Ecuador if 584,000 valid signatures are collected before the deadline of 12th April 2014.

For those new to this blog, ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini) refers to oil fields within the Yasuní National Park. After abandoning an initiative to save Yasuní from oil exploitation, in October 2013 the Ecuadorian government announced drilling plans within the Park, which is not only a UNESCO World Biosphere Reserve and the most ecologically diverse spot on the planet, but home to the last two indigenous tribes in Ecuador living in voluntary isolation.

In response, civil society came together to call for a national referendum, which is constitutionally guaranteed if 5% of registered voters request it by signing a petition.

YasunidosThe signature collection effort has been led by YASunidos, a collective whose name is a word play of ‘Yasuní’ and ‘unidos’, Spanish for ‘united’. This alliance has quickly become a national movement, consisting of different environmental, animal protection, feminist and indigenous groups as well as individual volunteers.

YASunidos this morning (10th April) announced that they have so far collected 727,947 signatures, but the battle is not yet won. Whilst only 584,000 signatures are needed, the government has set extremely stringent rules on the validity of signatures, meaning that many will be rejected.

When we handed in the signatures we had collected, it was heartbreaking to see that the pile of invalid forms was thicker than the pile of valid ones. Hundreds of thousands of people who signed the petition in good faith will have their voice ignored because there is a smudge on the signature form, someone has signed outside the box, used the wrong colour ink, or the paper has been folded.

It is going to be an anxious wait to find out whether enough valid signatures have been collected. The aim was to collect 1 million signatures to allow a sufficient margin for error.

In addition to the rules about validity, the government is thwarting the signature collection in other ways. As well as attempting to discredit YASunidos by levelling accusations of violence at its members, the government is using intimidation tactics against them. Last month, a signature collector was detained and beaten after giving a thumbs down sign to the Presidential motorcade as it passed.

We’d met briefly with YASunidos during our December trip to Quito and we returned to interview Ivonne Yanez, a member of the collective and a founder of one of Latin America’s most well respected environmental groups, Acción Ecológica. For the last 20 years, Acción Ecológica has been a key player in the struggle against oil and mining exploitation in Ecuador, through tactics of nonviolent direct action and supporting local communities.

We spoke with Ivonne about the importance and challenges of the Yasuni signature collection and how, apart from signing the petition, Ecuadorians can support the struggle against oil exploitation in the Amazon.

 

It’s not just Yasuni which is under threat of oil exploitation in the Ecuadorian Amazon. In fact, a much bigger disaster is looming. With the XI Oil Round, the Ecuadorian government is in the process of auctioning off all the country’s remaining virgin rainforest, 8 million acres, to oil companies. Indigenous communities have vowed to resist the advance of oil companies into their ancestral territories. We spoke to Ivonne about this resistance and how non-indigenous people can also resist.

 

We finished by asking Ivonne the question which we put to everyone: “How can people all over the world support the struggle to save the Amazon from oil exploitation?”. This is what she had to say:

Desde el Frente de Batalla Por un Referéndum

(English version here). “¿Está usted de acuerdo con que el gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como bloque 43, indefinidamente bajo el suelo?”

Esta es la pregunta que se someterá a un referéndum nacional en Ecuador si 584.000 firmas se recogieran antes de la fecha límite del 12 de abril de 2014.

Para aquellos nuevos en este blog, ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini) se refiere a los campos de petróleo dentro del Parque Nacional Yasuní. Después de abandonar una iniciativa para salvar el Yasuní de la explotación petrolera, en octubre de 2013 el gobierno ecuatoriano anunció planes de perforación dentro del Parque, que no es sólo una Reserva mundial de la Biosfera de la UNESCO; sino el lugar ecológicamente más diverso en el planeta; y el hogar de los dos últimos pueblos indígenas en Ecuador que viven en aislamiento voluntario.

En respuesta, la sociedad civil se unió para convocar a un referéndum nacional, que está garantizado por la Constitución, si el 5% de los electores registrados lo solicitan mediante la firma de una petición.

YasunidosLa recolección de firmas ha sido liderada por YASunidos, un colectivo cuyo nombre es un juego de palabras de ‘Yasuní’ y ‘unidos’. Esta alianza se ha convertido rápidamente en un movimiento nacional, que consta de diferentes grupos de protección de los animales, del medio ambiente, feministas e indígenas, así como voluntarios individuales.

YASunidos esta mañana (10 de abril) anunciaron que han recogido hasta ahora 727.947 firmas, pero la batalla aún no está ganada. Mientras que sólo se necesitan 584.000 firmas, el gobierno ha establecido reglas muy estrictas sobre la validez de las firmas, lo que significa que muchos serán rechazadas.

Cuando entregamos las firmas que habíamos recogido, me rompió el corazón al ver que el montón de formularios inválidos era más grueso que el montón de los válidos. Cientos de miles de personas que firmaron la petición de buena fe tendrán su voces ignoradas porque hay una mancha en el formulario, alguien ha firmado fuera de la caja, ha utilizado la tinta de color equivocado, o el papel se ha doblado.

Va a ser una espera ansiosa por saber si se han recogido suficientes firmas válidas. El objetivo era un millón de personas que firmen lo que garantiza un margen de seguridad al error.

Además de las reglas sobre la validez de las firmas, el gobierno está dificultando la recolección de firmas de otras maneras. Además de tratar de desacreditar a YASunidos, al acusar a sus miembros de violencia, el gobierno está utilizando tácticas de intimidación contra ellos. El mes pasado, un recolector de firmas fue detenido y golpeado después de dar la señal de pulgar abajo a la caravana presidencial cuando pasaba.

Nos habíamos encontrado brevemente con YASunidos durante nuestro viaje en diciembre a Quito y volvimos para entrevistar a Ivonne Yanez, miembro del colectivo y una de las fundadoras de uno de los grupos ecologistas más respetados de América Latina, Acción Ecológica. Durante los últimos 20 años, Acción Ecológica ha sido un actor clave en la lucha contra la explotación de petróleo y minería en Ecuador, a través de tácticas de acción directa no violenta y el apoyo a las comunidades locales.

Hablamos con Ivonne sobre la importancia y los retos de la recolección y, además de firmar la petición, qué puede hacer la gente para prevenir más explotación en la Amazonía ecuatoriana.

 

No es sólo Yasuní que se encuentra bajo amenaza de la explotación petrolera en la Amazonía ecuatoriana. De hecho, un desastre mucho más grande se avecina. Con la XI ronda de petróleo, el gobierno ecuatoriano está en proceso de subastar todos los restantes de la selva virgen que queda en el país, 8 millones de hectáreas, a las empresas petroleras. Las comunidades indígenas han prometido resistir el avance de las compañías petroleras en sus territorios ancestrales. Hablamos con Ivonne acerca de esta resistencia y cómo las personas no indígenas también pueden resistir.

 

Terminamos haciéndole a Ivonne la pregunta que nos hacemos todos: “¿Cómo puede la gente de todo el mundo apoyar la lucha para salvar el Amazonas de la explotación petrolera?”. Esto es lo que dijo:

A Historical Perspective

P1020158(Versíon en Español aqui). We woke up to this beautiful view on the first day of our second trip to Quito. We made our way to the Parque La Carolina for our first interview of the day, with Ecuadorian film maker Manolo Sarmiento, best known for his documentary “La Muerte de Jaime Roldós” (“The Death of Jaime Roldós”). This masterpiece of a film looks at the mysterious death of Jaime Roldós, who was President of Ecuador from 1979 until his death in a plane crash two years later.

Jaime Roldós became known for his firm stance on human rights. In his short tenure, he reduced the workweek to 40 hours, doubled the minimum wage and proposed a Charter of Conduct with Venezuela, Colombia, and Peru, in which the principles of universal justice and human rights were re-affirmed. In an era in which most Latin American countries were military dictatorships, Roldós became a moral compass for the region, antagonising neighbouring military governments and going out of his way to reveal evidence of the “dirty wars” in several countries.

In one widely reported incident at an international summit in Colombia, El Salvador’s Napoleón Duarte (a U.S.-backed dictator) accused Roldós of being young and inexperienced, to which Roldós responded: “I may be inexperienced, but my government perches on a mountain of popular votes, while yours is perched on a mountain of corpses.”

La Muerte de Roldos

Manolo Sarmiento’s award winning film, “La Muerte de Jaime Roldós”

The crash in which Roldós died left no survivors: killed along with the president were the First Lady Martha Bucaram, the Minister of Defense and his wife, as well as two aides and three other passengers.

The American author and activist John Perkins, in his book Confessions of an Economic Hit Man, concludes that Roldós was assassinated by the U.S. government, allegedly by a bomb located in a tape recorder, because his plan to reorganize the oil industry would have threatened U.S. interests. Just months after Roldós died, Panama’s leader Omar Torrijos, who had been at odds with the U.S. over control of the Panama Canal, died in another plane crash, perceived by some to have been a CIA-conducted assassination.

 

Manolo is a great person to talk to about history, so we also spoke with him about the indigenous uprising of 1990, an event that forever changed the country. After that day of massive actions in cities across the nation, Ecuador’s native peoples could no longer be ignored.

CONAIE (The Confederation of Indigenous Nationalities of Ecuador) organised the uprising with 16 demands, amongst them:

  • A public declaration that Ecuador is a plurinational country (to be ratified by the constitution).
  • The government must grant lands and titles to lands to the nationalities.
  • Solutions to water and irrigation needs.
  • Free commercial handicraft activities.
  • Official recognition of Indian medicine.
  • The government should grant funds for bilingual education.
  • Respect for the rights of the child.

Early in the morning on June 4th 1990, thousands of indigenous Ecuadorians blocked the access routes to the capitals of seven provinces with boulders and trees. They also blocked routes into Quito and cut off travel along the Pan-American highway.

Food supply to the cities was cut off and the country was effectively shut down for a week. The majority of the indigenous actions were peaceful, often including dancing and music, which proved disconcerting to the police forces.

The uprising caused so much disruption to federal commerce and social order that the government relented and met with the leaders of CONAIE. Although the movement did not gain the indigenous peoples much ground in terms of agrarian reform, it shook Ecuador’s white elite power base. “It was because of the uprising that they began to recognise us as people, as human beings, and that we had a voice and we could take action,” commented Norma Mayo of CONAIE.

The uprising also triggered a wave of sympathy among the urban middle class. “I love the indigenous part of me,” was painted on many walls in Quito.

Over the next two decades, CONAIE led a dozen more uprising and mobilisations. Election after election, indigenous Ecuadorians took power in more and more local governments — which had been unthinkable prior to the 1990 uprising.

Today, in 2014, as the government’s extractivist policies threaten the environment and human rights to an ever greater degree, resistance is building.

We asked Manolo about the significance of the 1990 uprising and whether he believes that the current resistance to oil exploitation could lead to a similar event.

 

We finished by asking Manolo the question which we put to everyone: “How can people all over the world support the struggle to save the Amazon from oil exploitation?”. This is what he had to say:

Una Perspectiva Histórica

P1020158(English version here). Nos despertamos con esta hermosa vista en el primer día de nuestro segundo viaje a Quito. Nos dirigimos al Parque La Carolina para nuestra primera entrevista del día, con el cineasta ecuatoriano Manolo Sarmiento, más conocido por su documental “La Muerte de Roldós”. Esta obra maestra de una película trata sobre la misteriosa muerte de Jaime Roldós, quien fue presidente de Ecuador desde 1979 hasta su muerte en un accidente de avión, dos años después.

Jaime Roldós se dio a conocer por su firme postura sobre los derechos humanos. En su breve mandato, se redujo la semana laboral a 40 horas, se duplicó el salario mínimo y se propuso una Carta de Conducta con Venezuela, Colombia y Perú, en la que se reafirmaron los principios de la justicia universal y los derechos humanos. En una era en la que la mayoría de los países de América Latina estuvieron bajo dictaduras militares, Roldós se convirtió en una brújula moral para la región, antagonizando a los gobiernos militares vecinos y saliendo de su camino para revelar la evidencia de las “guerras sucias” en varios países.

En un incidente ampliamente reportado en una cumbre internacional en Colombia, Napoleón Duarte de El Salvador (un dictador apoyado por E.E.U.U.) acusó a Roldós de ser joven y sin experiencia, a lo que Roldós respondió: “Puedo ser inexperto, pero mi gobierno se encarama en una montaña de votos populares, mientras que el suyo se alza sobre una montaña de cadáveres”.

El galardonado documental de Manolo Sarmiento

El galardonado documental de Manolo Sarmiento

El accidente en el que murió Roldós no dejó ningún sobreviviente: junto con el presidente murieron la Primera Dama Martha Bucaram, el Ministro de Defensa y su esposa, así como dos de sus colaboradores y otros tres pasajeros.

El autor y activista norteamericano John Perkins, en su libro “Confesiones de un Sicario Económico”, llega a la conclusión de que Roldós fue asesinado por el gobierno de los E.E.U.U., supuestamente por una bomba situada en una grabadora, porque su plan para reorganizar la industria petrolera habría amenazado los intereses de los E.E.U.U. Apenas unos meses después de la muerte de Roldós, el líder de Panamá Omar Torrijos, que había estado en desacuerdo con los E.E.U.U. sobre el control del Canal de Panamá, murió en otro accidente de avión, percibido por algunos como un asesinato llevado a cabo por la C.I.A.

 

Manolo es una gran persona para hablar de la historia, por lo que también hablamos con él sobre el levantamiento indígena de 1990, un evento que cambió para siempre al país. Después de aquel día de las acciones masivas en ciudades de todo el país, los pueblos indígenas del Ecuador ya no podían ser ignorados.
CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador), organizó el levantamiento con 16 demandas, entre ellas:

  • Una declaración pública de que Ecuador es un país plurinacional (para ser ratificado por la Constitución)
  • El gobierno debe otorgar tierras y títulos de tierras a las nacionalidades
  • Las soluciones a las necesidades de agua y de riego
  • Las actividades artesanales comerciales libres.
  • Oficialización de la medicina indígena.
  • El gobierno debe otorgar fondos para la educación bilingüe
  • El respeto a los derechos del niño

Temprano en la mañana del 4 de junio de 1990, miles de ecuatorianos indígenas bloquearon las vías de acceso a las capitales de siete provincias con rocas y árboles. También bloquearon las rutas a Quito y cortaron los viajes a lo largo de la carretera Panamericana.

El suministro de alimentos a las ciudades fue cortado y el país se cerró durante una semana. La mayoría de las acciones indígenas fueron pacíficas, a menudo incluyendo el baile y la música, que resultó desconcertante para las fuerzas de la policía.

El levantamiento causó tal interrupción del comercio federal y del orden social que el gobierno cedió y se reunió con los dirigentes de la CONAIE. Aunque el movimiento no ganó para los pueblos indígenas tanto terreno en materia de reforma agraria, sacudió la base de poder de la élite blanca del Ecuador. “Fue a causa del levantamiento que empezaron a reconocernos como personas, como seres humanos, y que teníamos una voz y podíamos tomar medidas”, comentó Norma Mayo de la CONAIE.

El levantamiento también provocó una ola de simpatía entre la clase media urbana. “Me encanta la parte indígena de mí”, fue pintado en muchas paredes en Quito.

Durante las próximas dos décadas, la CONAIE encabezó una docena más de levantamientos y movilizaciones. Elección tras elección, los indígenas ecuatorianos tomaron cada vez más poder en los gobiernos locales – lo que había sido impensable antes del levantamiento de 1990.

Hoy, en 2014, como las políticas extra-activistas del gobierno amenazan el medio ambiente y los derechos humanos en un grado cada vez mayor, la resistencia está creciendo. Hablamos con Manolo acerca de la importancia de aquel levantamiento y sobre si la explotación petrolera podría provocar un evento similar en la actualidad.

 

Terminamos haciéndole a Manolo la pregunta que nos hacemos todos: “¿Cómo puede la gente de todo el mundo apoyar la lucha para salvar el Amazonas de la explotación petrolera?”. Esto es lo que dijo: